¿Cuáles son las partes de la cachimba?

Antes de empezar con nuestra guía sobre cómo preparar una cachimba, te explicaremos sus partes para que las puedas identificar correctamente.

Si eres nuevo en este mundo de la cachimba y has llegado a este post buscando información sobre qué partes tiene la shisha, ¡estás de enhorabuena! Sigue leyendo porque cuando lo termines, sabrás identificar perfectamente cada una de las partes de la cachimba. ¡Comenzamos!

Antes de iniciar los post sobre cómo preparar una cachimba, hemos considerado que lo más adecuado es explicarte qué partes conforman una buena shisha, para que te conviertas en un experto maestro cachimbero. De todas formas, si necesitas más información sobre cualquier asunto, puedes contactar con nosotros en cualquiera de nuestras redes sociales (links al final del post).

Partes de la cachimba

En primer lugar, tenemos la cazoleta. Normalmente está hecha de barro o cerámica de forma que resistan al calor, pero también las tenemos disponibles en cristal o incluso silicona irrompible. En ella, se coloca el tabaco para la shisha. Es muy importante que no tenga su fondo agujereado, ya que hará que la melaza del tabaco se pierda y comience a saber mal. Se tapa con papel de aluminio agujereado y se colocan los carbones encima.

A continuación tenemos el plato para la ceniza, que se puede usar para dejar las pinzas metálicas, la ceniza del carbón, etc.

El siguiente elemento es el cuerpo de metal, que es un tubo de un material antioxidable que une la cazoleta con la base. En él encontramos la válvula de aire y el conector de la manguera, como podemos ver en la imagen superior. Es importantísimo que sea de metal antioxidable o con un tratamiento especial, ya que el vapor y el agua estropean el tubo y pueden provocar óxido que puede incluso llegar a nuestros pulmones.

El cierre de goma o de rosca es la unión del tubo con el cuerpo de cristal. Según el modelo puede ser de un tipo o de otro, pero lo que se debe vigilar es que cierre perfectamente y de forma hermética para garantizarnos una buena fumada.

La base es la parte más llamativa de la cachimba, junto con el tubo. En ella incluimos el agua para poder fumar la cachimba. Lo ideal es llenarla de forma que el tubo se introduzca un par de centímetros en el líquido. Pueden ser de cristal coloreado, de cerámica o incluso de metal.

Por último, tenemos que destacar la manguera, un conducto por el cual se aspira el humo. Las hay de varios tipos, incluyendo las de usar y tirar que no suelen durar muchos usos. Las mejores son las de silicona, ya que podemos lavarlas sin problemas ni miedos a estropearlas. Las de piel suelen ser desmontables y aportan un toque de elegancia a nuestra shisha.

Producto añadido a la lista de deseos

Este sitio web utiliza cookies de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies.